Golpe de estado en Honduras

Mientras los gobiernos americanos condenan y califican de golpe de estado la expulsión del presidente hondureño Manuel Zelaya, la derechista cadena internacional de noticias CNN en español habla de una “sucesión forzada” y prácticamente justifica la acción militar.

 manifestacion-embajada-honduras-cr1.jpg

Manifestantes apoyan a Zelaya frente a
embajada hondureña en Costa Rica

Aproximadamente a las cinco de la mañana del 28 de junio del 2009 el democráticamente electo presidente Manuel Zelaya fue secuestrado de su casa de habitación por las fuerzas militares hondureñas y trasladado a Costa Rica en el avión presidencial, desde donde ha ofrecido varias conferencias de prensa narrando lo sucedido.

En horas de la tarde el presidente del congreso hondureño, Roberto Micheletti, fue juramentado como presidente provisional de la República de Honduras con base en una carta de renuncia supuestamente firmada por Zelaya, sin embargo este ha negado rotundamente haber suscrito ese documento.

De todas formas, aunque dicha carta se ha utilizado para sustentar el intento de derrocamiento de Zelaya, los golpistas también hablan de una supuesta orden judicial y alegan que están actuando apegados a la Constitución Política de ese país.

La primera medida tomada por el recién juramentado presidente fue la de decretar estado de queda en su país, que según los reportes de prensa se encontraba prácticamente incomunicado, con cortes eléctricos y sin servicios de telefonía, además de que varias televisoras y radioemisoras fueron clausuradas por los militares, mientras que los medios de comunicación de la oligarquía mantenían su programación habitual y se negaban a informar sobre lo que estaba sucediendo en el país.

A estas alturas, todos los presidentes que se han pronunciado al respecto han condenado rotundamente lo sucedido y han sido enfáticos en que no reconocerán el gobierno de facto instaurado en Honduras; también la OEA condenó el golpe de estado y exigió la restitución inmediata del presidente Manuel Zelaya.

Aprovechando la reunión del SICA (Sistema de Integración Centroamericano) que se llevará a cabo en Nicaragua el día de mañana 28 de junio, la mayoría de presidentes latinoamericanos se sumarán a la reunión de emergencia para brindar su apoyo al presidente Zelaya, quien se marchó de Costa Rica hacia Nicaragua al filo de la tarde en un avión facilitado por el gobierno venezolano donde está reunido con sus homólogos del ALBA (Alternativa Bolivariana de las Américas), Rafael Correa de Ecuador, Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia y el anfitrión Daniel Ortega.

En este momento, el gobierno de facto liderado por Micheletti está centrando sus esfuerzos en conseguir el reconocimiento internacional, posibilidad muy remota si se considera el apoyo unánime que ha recibido hasta el momento el presidente Zelaya.

A pesar del generalizado repudio al golpe de estado, el grupo golpista pareciera estar recibiendo el apoyo de algunos medio de comunicación, como por ejemplo el derechista CNN en español, que en vez de llamar las cosas por su nombre habla de una “sucesión forzada” e incluso, por medio de su periodista Claudia Palacios, se ha referido a Manuel Zelaya como “el ex presidente de Honduras”.

En una entrevista telefónica, la misma periodista instigó al presidente Zelaya y prácticamente lo responsabilizó por el golpe de estado, principalmente por su insistencia en realizar una consulta popular que había sido calificada como ilegal por algunos sectores hondureños.

De acuerdo al presidente Zelaya, la consulta se trataba de una especie de encuesta no vinculante en la que se le preguntaba a la ciudadanía si estaba de acuerdo en que en las próximas elecciones nacionales se incluyera una cuarta urna para decidir si se realizaba una Asamblea Constituyente con miras a reformar la Constitución Política de ese país.

A raíz de esa consulta, y tal como ha ocurrido en muchos otros casos tratándose de gobiernos de izquierda, algunos medios de comunicación han desatado una verdadera campaña internacional de desinformación señalando que mediante dicha consulta el presidente Zelaya pretendía perpetuarse en el poder, campaña en la que han participado algunos medios y ciudadanos costarricenses.

Aunque el presidente de facto, Roberto Micheletti, ha insistido ante los medios de prensa en que la mayoría de hondureños están felices con la expulsión del presidente Zelaya, así como que en Honduras todo se está desarrollando normalmente y que las calles están en calma, agencias internacionales de noticias han mostrado manifestaciones multitudinarias de protesta y distintos focos de resistencia que se mantienen aun en la noche.
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votos)