Al carajo la presunción de inocencia

Laura Chinchilla

“Si alguno aquí está dispuesto a recibir a estos narcotraficantes, que levante la mano.” Así se expresó el día de hoy, en conferencia de prensa, la presidenta Laura Chinchilla en relación al caso de los supuestos narcos mexicanos sobre quienes se dictó la medida cautelar de “casa por cárcel” y que no ha podido concretarse por la oposición de los vecinos de las comunidades donde habitarían los implicados.

Costa Rica es un Estado de Derecho que se rige, entre otros, por el principio de presunción de inocencia, según el cual  “toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad” (apartado 2 del artículo 8 de la Convención Americana de Derechos Humanos).

Sin embargo, la presidenta Chinchilla, quien juró solemnemente defender la Constitución Política y las leyes, se apresuró a condenar a los sospechosos sin siquiera darles la oportunidad de defenderse. Son narcotraficantes y punto. Tan narcotraficantes que ella haría lo mismo que los vecinos de Guadalupe y Moravia tratándose de su comunidad y se tiraría a la calle para impedir el cumplimiento de una resolución judicial.

Me resulta difícil pensar que una persona como la presidenta Chinchilla, con experiencia y conocimientos especiales en la materia, cometa semejante descuido, al menos no sin percatarse y corregirse. ¿Será que existen derechos humanos a los cuales puede pasárseles por encima con tal de quedarle bien al pueblo? ¿Circo y retórica para la plebe?

3 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.00 (1 Voto)