Un país inútil

imagen del presidente chavez en twitter

Hugo Chávez le devolvió al pueblo venezolano la esperanza de un futuro mejor, la convicción de que sí se puede y con ello, el orgullo de ser venezolanos, de sentirse parte de un país que avanza. Mientras que, por estos lugares, los costarricenses nos sentimos cada vez más decepcionados e inútiles.

Precisamente eso es lo que quieren los grupos de poder  que manejan los hilos del gobierno, que pensemos que somos unos buenos para nada, que somos un fracaso como personas y como país, que nos conformemos con ser obreros domesticados.

Tan efectiva como la invasión armada que dejó a Irak en ruinas ha sido la invasión mediática y la imposición, por parte de organismos internacionales y con la complicidad de nuestros gobernantes, de políticas dirigidas exclusivamente a destruir instituciones estratégicas del Estado para convertirlas en un negocio privado.

De qué otra manera se explica que una institución como el Ministerio de Obras Públicas y Transportes, que en un pasado no muy lejano era capaz de todo, ahora no es capaz de nada, absolutamente nada, todo tiene que darlo en concesión, y para colmo de males, ni siquiera eso es capaz de hacerlo bien, sino veamos lo que está ocurriendo con la llamada concesión de la carretera San José-San Ramón, una sinverguenzada tan grande y descarada como la de la trocha fronteriza.

Pero no se trata solo del MOPT, así ha ido ocurriendo con todas las instituciones que pueden resultar lucrativas o sostenibles, las destruyen para convertir el interés publico en un negocio privado, a veces las desangran poco a poco como en el caso de la CCSS, y otras  veces les dan un tiro de gracia como en el caso del ICE con el TLC.

Y los costarricenses... domesticados. Desgraciadamente. Impera la desinformación y el desinterés. Somos votantes por inercia. Los últimos 8 gobiernos han sido tan malos y ha sido tal la sinverguenzada que ya estamos convencidos de que nada va a cambiar, estamos conformes con nuestra inutilidad como país entonces no importa regalarlo todo en concesión. Somos un país sin espíritu.

¡¿Hasta cuándo un Chávez en Costa Rica?!

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votos)